ultima actualización
19 de octubre del 2021

10.993.659 visitantes

Síndrome de Budd-Chiari por obstrucción completa de la vena cava inferior: recanalización percutánea mediante angioplastia e implante de stent

Ángel Sánchez-Recalde, Nicolás Sobrino, Guillermo Galeote, Luis Calvo Orbe, José L Merino y José A Sobrino.
Unidad Médico-Quirúrgica de Cardiología. Hospital Universitario La Paz. Madrid. España.

Introducción

El síndrome de Budd-Chiari comprende un grupo heterogéneo de enfermedades que se caracterizan por una oclusión de las venas hepáticas y/o vena cava inferior, lo que produce un cuadro de hipertensión portal. La etiología más frecuente en países occidentales es la oclusión trombótica en el contexto de un estado de hipercoagulabilidad [1]. El presente caso ilustra la recanalización percutánea mediante angioplastia y stent de una oclusión completa de la vena cava inferior en un paciente con síndrome antifosfolipídico primario.

Caso clínico

Varón de 47 años diagnosticado de síndrome antifosfolipídico primario con síndrome de Budd-Chiari asociado que, a pesar de recibir tratamiento anticoagulante y dosis altas de furosemida y espironolactona, reingresó en varias ocasiones por dolor abdominal, ascitis a tensión y edemas refractarios al tratamiento médico. Se realizó una angiorresonancia magnética que mostró una interrupción total de la vena cava inferior intrahepática, inmediatamente por encima de la desembocadura de las suprahepáticas que estaban permeables, y se nos consultó para intentar una recanalización percutánea.

Se canalizaron las venas femoral y yugular interna derechas y se observó una obstrucción completa de tipo membranoso en la vena cava inferior, a 20 mm de la desembocadura en la aurícula derecha (fig. 1A). A continuación, por vía femoral derecha se atravesó la membrana con una aguja de Brockenbrough de punción transeptal a través de la vaina de Mullins (Cook Europe, Bjaeverskov, Dinamarca), guiándonos con la imagen fluoroscópica en varias proyecciones (fig. 1B). Durante el proceso de penetración de la membrana se inyectaba una mínima cantidad de contraste para dirigir y asegurar la correcta angulación de la aguja. Una vez atravesada la oclusión, se comprobó la normocolocación en la desembocadura de la aurícula derecha mediante la inyección de contraste. A través de la aguja de Brockenbrough y por vía femoral derecha, se introdujo una guía de angioplastia PT Graphix intermediate de 290 mm (Boston Scientific Scimed, Plymouth, MN, Estados Unidos) y se retiró la aguja (fig. 1C). Posteriormente, a través de la vaina de Mullins y montados sobre la guía de angioplastia, se introdujeron varios balones de calibre creciente y se dilató la obstrucción en pasos sucesivos. En primer lugar, se dilató con un balón CrossSail de 3 mm (Guidant, CA, Estados Unidos) y posteriormente con un balón Diamondback (Insitutechnologies, Minnesota, Estados Unidos) de 5 mm de diámetro (fig. 2A). Finalmente, se utilizó un balón Bonhoeffer Multitrack de valvuloplastia mitral (NuMED, Hopkinton, NY, Estados Unidos) de 16 mm (fig. 2B) y se observó la formación de una nueva luz (fig. 2C), pero se produjo un retroceso elástico importante y quedó un gradiente residual pico-pico de 10 mmHg, motivo por el que se decidió implantar un stent en un segundo procedimiento. En este segundo procedimiento, igualmente por vía venosa femoral derecha, se predilató con balón Maxi LD (20 x 80 mm) (Cordis, Johnson & Johnson, Estados Unidos) a 4 atmósferas y se implantó un stent Palmaz (P 4014) (Cordis, Johnson & Johnson, Estados Unidos) de 40 mm de longitud montado sobre el mismo catéter balón, que se realizó con éxito sin que quedara gradiente residual (fig. 3A y B). Se realizó un cateterismo derecho de control a los 12 meses del implante del stent que no mostró reestenosis significativa (fig. 3C). Con un seguimiento mayor de 2 años, el paciente se encuentra asintomático y no ha precisado de tratamiento diurético.

Fig 1

a) imagen angiográfica de oclusión membranosa.
b) la oclusión es atravesada con la aguja de Brockenbrough.
c) guía de angioplastia en la aurícula derecha a través de la aguja.

Fig 2

a) dilatación con balón de angioplastia.
b) se muestra la muesca durante la dilatación con balón Multitrack de valvuloplastia.
c) recanalización de la vena cava inferior tras la dilatación con dicho balón.

Fig 3

a) proceso de implantación del stent en la cava.
b) resultado final inmediato con el stent implantado.
c) angiografía de control a los 12 meses.

Discusión

En este paciente, la imagen angiográfica era la de una oclusión completa por membrana en la cava inferior y, aunque inicialmente se consideró que estas oclusiones tenían un origen congénito, con el desarrollo de las nuevas técnicas de imagen y estudios histológicos se postula que las membranas son secuelas de un proceso trombótico [2], teoría más que lógica en este paciente con un estado de hipercoagulabilidad en el contexto de un síndrome antifosfolipídico primario.

El tratamiento de este síndrome varía según su etiología y el nivel de la obstrucción. Recientemente, en los casos de oclusión de la vena cava inferior, tanto completa como segmentaria, se está extendiendo el uso de técnicas de revascularización percutáneas, mientras que la cirugía se reserva para casos que no se pueden resolver percutáneamente [3,4]. El procedimiento se puede realizar con seguridad con fluoroscopia en distintas proyecciones para asegurar la correcta angulación de la aguja al atravesar la membrana [5]. La angioplastia con balón ofrece buenos resultados iniciales, pero el índice de reestenosis oscila entre un 3 y un 48% según las series [5,6]. El stent mejora el resultado a largo plazo en comparación con el balón, al disminuir la incidencia de reestenosis[7].

En conclusión, la revascularización percutánea en este paciente con síndrome de Budd-Chiari por oclusión completa de la vena cava inferior fue un procedimiento seguro y eficaz a largo plazo.

Bibliografia

  1. Menon KV, Shah V, Kamath PS.. The Budd-Chiari syndrome. N Engl J Med 2004;350:578-85.
  2. Sevenet F, Deramond H, Hadengue A, Casadevall N, Delamarre J, Capron JP.. Membranous obstruction of the inferior vena cava associated with a myeloproliferative disorder: a clue to membrane formation? Gastroenterology 1989;97:1019-21.
  3. Yang XL, Cheng TO, Chen CR.. Successful treatment by percutaneous balloon angioplasty of Budd-Chiari syndrome caused by membranous obstruction of inferior vena cava: 8-year follow-up study. J Am Coll Cardiol 1996;28:1720-4.
  4. Benito Bartolomé F, González García A, Oliver Ruiz JM.. Dilatación intraluminal de la estenosis de la vena cava inferior tras corrección del síndrome de la cimitarra en el adulto. Rev Esp Cardiol 2002;55:190-2.
  5. Xu K, He FX, Zhang HG, Zhang XT, Han MJ, Wang CR, et al.. Budd-Chiari syndrome caused by obstruction of the hepatic inferior vena cava: immediate and 2-year treatment results of transluminal angioplasty and metallic stent placement. Cardiovasc Intervent Radiol 1996;19:32-6.
  6. Wu T, Wang L, Xiao Q, Wang B, Li S, Li X, et al.. Percutaneous balloon angioplasty of inferior vena cava in Budd-Chiari syndrome-R1. Int J Cardiol 2002;83:175-8.
  7. Zhang CQ, Fu LN, Xu L, Zhang GQ, Jia T, Liu JY, et al.. Long-term effect of stent placement in 115 patients with Budd-Chiari syndrome. World J Gastroenterol 2003;9:2587-91.

Autor: Ángel Sánchez-Recalde, Nicolás Sobrino, Guillermo Galeote, Luis Calvo Orbe, José L Merino y José A Sobrino.

Fuente: Rev Esp Cardiol 2004; 57: 1121 - 1123. ISSN : 1579-2242

Ultima actualizacion: 2 DE DICIEMBRE DE 2004

© hemodinamiadelsur.com.ar es desarrollado y mantenido por ASAP Web | Consultoria de sistemas
Acuerdo con los usuarios
Get Adobe Reader Get Adobe Flash Player